Informacion de interes acerca de esta fascinante profesión -Administrado por Francisco González-

Aeronautica en la antiguedad

Cuando en el año 1.898 era encontrado en una   tumba de la necrópolis de Sakkara un objeto de madera que fue catalogado   inmediatamente como la figura de un halcón, nadie imaginó, ni siquiera por un   momento que, 74 años después ese mismo objeto iba a ser la pieza central de la   primera exposición de aeromodelismo del antiguo Egipto.

Esta figura de madera después de su   descubrimiento fue a parar como tantas otras al Museo Egipcio del Cairo con el   número 6.347, donde permaneció expuesta largo tiempo entre otras reproducciones   de pájaros. Pero había algo que la diferenciaba enormemente de las demás. Su   envergadura alcanza los 18 cm. y tiene una longitud de 14 cm. El ala izquierda   es ligeramente superior al ala derecha, 7,7 cm. y 7,65 cm. respectivamente. La   cola es vertical, a diferencia de la de cualquier ave que siempre es horizontal,   y presenta una forma oblicua que junto a la asimetría de las alas facilita el   vuelo si es lanzado al aire, planeando un largo recorrido hasta volver de nuevo   al punto de partida, como si de un boomerang se tratara.

El ángulo diedro   negativo cumple las mismas funciones que el positivo: una sección muestra que la   superficie del ala es parte de una elipse que proporciona estabilidad durante el   vuelo; y las formas aerodinámicas de la estructura disminuyen la resistencia del   aire, lo cual es un hecho que fue descubierto en aeronáutica tras años de   trabajos experimentales.

el diseño de este curioso   pájaro no era producto en ningún caso de la casualidad, sino más bien el   producto de una técnica acumulada a través de un conocimiento detallado y   preciso, y a partir de una experiencia continua en el campo de la aeronáutica   durante un largo periodo de tiempo.

La repercusión alcanzada por el estudio de la   pieza 6.347 del Museo Egipcio alcanzó al propio gobierno de Egipto, quien en la   figura de su Ministro de Educación, Mohammed Gamal El-Din Mujtar, encargó otro   estudio a una comisión técnica para un total examen de todas las piezas de   pájaros expuestas en el museo. Esta comisión fue nombrada el 23 de diciembre de   1.971, y entre otros expertos de distintas especialidades figuraban el Director   del Museo de Antigüedades Egipcias, el Dr. Abdul Quader Selim y el Presidente de   la Federación Egipcia de Aeronáutica, el señor Kamal Naguib.

El resultado del estudio de la comisión no pudo   ser más sorprendente y fructífero. El 12 de enero de 1.972, tan sólo 20 días más   tarde del inicio de los análisis sobre la figura 6.347 y sus compañeras, era   inaugurado en el pabellón de antigüedades del Museo Egipcio, y auspiciada por   los ministerios de Educación y del Aire, la primera exposición de aeromodelismo   de la época de los faraones.

Anuncios

2 comentarios

  1. Roberto

    si q es un artefacto interesante,sabían q se supone q también poseía un estabilizador horizontal en una configuración en T, ahora eso de la cola vertical no es muy extraño, recuerdo q en el mismo IUPFAN, cerca del primer kiosco al frente del pabellón de electrónica se amontonaban varias aves negras no se si eran tordos o q y lo q siempre me llamó la atención es q sus colas no eran de todas horizontales, pues habían variedades de colas verticales, e incluso algunas tenían la cola en v, siempre me intrigó saber por qué esto, pero ya ves los caprichos de la naturaleza, lástima en ese tiempo no habían celulares con cámara, sinó se los mostraría, pero puedo apostar q las descendientes de esos pájaros de colas raras todavía vuelan en los jardines del IUPFAN. Es posible y muy obvio q los egipcios quiseran volar y lo más cercano a imitar siempre son las aves y q mejor manera de aprender de volar q haciendo modelos a escala de lo q se ve y empezando a estudiarlos.

    4 de abril de 2011 en 14:30

  2. enrique jorge macias

    creo que el hombre desde que es “hombre” soño con volar por eso no me extraña que ya en esa epoca hayan creado modelos similares a las aves, hoy en dia con los materiales derivados del carbono por sus características especiales se deberia intentar en base a leonardo volar con nuestro propio impulso o con motores casi sin peso imitando las estructura anatomicas de las aves… bueno soñar cuesta póco.

    29 de abril de 2012 en 17:13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s